Una empresa solvente puede no tener liquidez.

El título del artículo de hoy intenta una reflexión sobre el lenguaje coloquial.

En efecto, coloquialmente a menudo oímos que determinada empresa no es solvente porque no ha podido atender el pago de sus obligaciones vencidas. Pero que una empresa no pueda atender el pago de sus obligaciones vencidas no es necesariamente falta de solvencia, es un problema de falta de liquidez (y como veremos me refiero a la acepción coloquial de liquidez). Es posible que sea solvente.

El diccionario de la RALE define solvencia como:

1. f. Acción y efecto de solver o resolver.

2. f. Carencia de deudas.

3. f. Capacidad de satisfacerlas.

4. f. Cualidad de solvente.

Estamos, por tanto, haciendo referencia a la capacidad de satisfacer las deudas. No de la puntualidad en atender su pago con dinero en efectivo. Quizás podríamos satisfacer la deuda con la entrega de determinado activo.

En la empresa entendemos por solvencia la capacidad de los activos de la Compañía para atender las deudas con terceros (el exigible). Definimos la ratio de solvencia como el cociente entre el valor del activo y el valor del exigible.

Cuando el valor total de nuestros activos supere el valor total de nuestras deudas diremos que la empresa es solvente. Es decir, que el valor de sus activos supera el de sus deudas. Pero la solvencia no nos permite observar si ese valor de activos se convertirá en disponible (dinero en efectivo) antes de que las deudas se conviertan en exigible vencido.

Por tanto, puede ocurrir, que al vencimiento, aún siendo solventes, no podamos afrontar el pago en efectivo de nuestras deudas. Diremos entonces que no tenemos disponible, es decir, disponibilidad de efectivo.

Hablemos ahora del concepto de liquidez.

Según el diccionario de la RALE, liquidez es:

1. f. Cualidad de líquido.

2. f. Com. Cualidad del activo de un banco que puede transformarse fácilmente en dinero efectivo.

3. f. Com. Relación entre el conjunto de dinero en caja y de bienes fácilmente convertibles en dinero, y el total del activo, de un banco u otra entidad.

Es decir, la cualidad de ser fácilmente convertibles en dinero en efectivo de algunos de nuestros activos. Cualidad que encontramos en las masas patrimoniales de existencias, realizable y disponible.

En la empresa definimos la ratio de liquidez como el cociente entre el valor del activo y el pasivo corrientes. Pero esta ratio puede indicar una buena liquidez y que sin embargo no se disponga de dinero en efectivo para atender las obligaciones ya vencidas.

La liquidez a que nos referimos a nivel coloquial es la que supone precisamente esa falta de dinero en efectivo para atender las obligaciones ya vencidas. Así que hemos de aceptar que la expresión falta de liquidez no tiene el mismo significado para el departamento financiero que para el lenguaje coloquial.

Supongamos el ejemplo de la imagen anterior.

Se trata de una empresa solvente ya que sus activos superan ampliamente (en un 88%) sus obligaciones.

Igualmente dispone de liquidez, sus activos corrientes superan en un 67% sus obligaciones a corto plazo.

Supongamos ahora que su activo corriente de 50.- está formado únicamente por el saldo pendiente de cobro de un cliente que vencerá pasado mañana. Mientras que hoy vence una obligación con un proveedor por importe de 30.

Es cierto que nuestro activo corriente (50) supera el valor de nuestro pasivo corriente (30), pero no tenemos dinero en efectivo para pagar al proveedor. Deberemos pedirle que por favor espere a pasado mañana para poder pagarle.

Puede ocurrir por tanto que nuestras ratios de empresa muestren solvencia y liquidez suficiente, y que coloquialmente digamos que la empresa no tiene liquidez. Aunque sea transitoria, (hoy y mañana).

Saludos

Raimon

Ultima revisión: 23 de enero de 2012.

Bajar texto del mensaje en formato pdf: 109_solvencia_liquidez

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *