«

»

mar 11 2011

Estructura del activo empresarial.

Una reflexión sobre la estructura de los activos empresariales. En función de la estructura del activo empresarial podemos adivinar qué tipo de empresa es.

Básicamente tenemos 3 tipos de empresa: industria, servicios y comercial.

Pensemos, por ejemplo, como industria en una fábrica de automóviles; como empresa de servicios una compañía suministradora de electricidad y como empresa comercial una distribuidora de productos de consumo.

¿Qué proporción de activos debe mantener cada una?

Industria, fábrica de automóviles.

Ha de ser propietario del local y de las máquinas que utiliza. Difícilmente encontrará un propietario dispuesto a construir una nave industrial de las características y medidas necesarias. Caso de encontrarlo, el inquilino (la fábrica de automóviles) tendría excesivo poder en la determinación de la renta. Bajo la amenaza de dejar el local vacío podría forzar el precio al mínimo. Y eso, evidentemente, no interesará a ningún propietario. Podemos entonces asumir la necesidad de que la industria sea propietaria del terreno y del local. Además son necesarios muchos m2 de terreno para hacer de almacén de producto terminado.

La maquinaria es muy especializada, ¿Podemos arrendarla? Volvemos al mismo problema anterior que nos lleva a la adquisición. Aunque actualmente esto ya no está tan claro, con los contratos de renting la realidad es que se están incorporando instalaciones muy especializadas (por ejemplo, un telesilla desembragable en una pista de esquí) a través de rentings (lógicamente los contratos deben ser muy “leoninos”). Y con la normativa actual el renting no es inversión, en consecuencia no aparece en el activo.(…Pero aceptemos que hoy este tipo de operaciones son marginales).

En resumen, la industria, debe invertir gran cantidad de dinero en activos fijos.

Vamos con los activos corrientes.

Existencias: la industria automovilística mantiene existencias de materias primas, de producto en proceso y de producto acabado. Supongo que estaremos de acuerdo en que el coste de estas existencias es [muy] elevado, pensemos por ejemplo en el coste de un automóvil de turismo de gama media.

Clientes: los clientes son [básicamente] concesionarios que suponemos pagan a 60/90 días fecha de recepción de mercancía, además hay un “pastón” de existencias en transporte a destino. Como que la empresa vende en todo el mundo tiene un montón de concesionarios repartidos por todo el mundo y cada uno con una deuda importante a 60/90 días. (Lo cierto es que las fábricas de automóviles venden a sus concesionarios a través de sus propias financieras, pero creo que a efectos de estudio podemos simplificarlo)

En resumen, el activo corriente requiere también de una elevada inversión. Podríamos concluir que la industria tendrá una estructura “fifty-fifty” entre activo corriente y activo no corriente, ó 60-40 ó 40-60, lo que nos interesa ahora es la aproximación conceptual más que la exactitud matemática.

Servicios, Compañía suministradora electricidad.

Los activos no corrientes (o fijos) requieren de una cantidad ingente de dinero, pensemos en una central hidroeléctrica, nuclear o térmica, en cualquier caso “mucho dinero”

Existencias: no hay, es decir, saldo nulo.

Clientes: ¿Alguien ha intentado pagar la electricidad a 90 días? ¡Habrá pasado [mínimo] 30 días a la luz de las velas!. Por tanto, el volumen de clientes es reducido.

Conclusión: en la empresa de servicios tendremos una proporción de activos fijos superior al 70% (u 80%)

Comercial, Distribuidora productos de consumo:

El local puede ser de alquiler, no requiere maquinaria específica y además es de valor reducido (Un ordenador, una mesa, cuatro estanterías y poca cosa más), es decir, activos no corrientes de valor económico reducido.

Existencias: un volumen significativo, con independencia de cual sea su producto, requiere gran variedad de referencias y de unidades para poder abastecer todo aquello que el cliente le solicite. ¡Hay que cuidar a la clientela!

Clientes: si queremos ampliar nuestro negocio tenemos que darles un [muy] buen trato, y eso pasa por darles facilidades crediticias, lo cual nos lleva a vender [fácilmente] a 60/90 días, (incluso a 120) y/o dejar mercancía en depósito para que el cliente tenga tiempo de “pensar” si le interesa el producto. ¡Hay que cuidar a la clientela!

Por tanto estamos hablando de una estructura donde el activo corriente superará el 70% (u 80%) del total activo.

En resumen, sólo con ver la proporción de activo corriente/no corriente tenemos una buena orientación del tipo de negocio a que se dedica la Compañía.

Por desgracia no siempre (o casi nunca) encontraremos modelos “puros” en la vida real, pero sí podremos suponer con bastante acierto el tipo de empresa con que nos “enfrentamos”.

Y hacer este ejercicio de hipótesis nos permite que al estudiar el DAFO de una determinada empresa podamos concentrarnos en los activos “críticos” para el negocio y si la situación lo requiere, pensar en liquidar aquellos activos no específicos de la propia actividad empresarial.

 

Saludos

Raimon

 

Última revisión: 11 de marzo de 2011

 

Bajar texto del mensaje en formato pdf: 049_estructura_activo_empresarial

 

Print Friendly

2 pings

  1. La importancia del análisis gráfico. | Dirección financiera de la PyME

    [...] 1.- Dado que el valor del activo corriente supera el 80%, probablemente se trate de una empresa comercial . [...]

  2. Endeudamiento equilibrado. | Dirección financiera de la PyME

    [...] una empresa de tipo comercial. Asumamos que cumple con su tipología indicativa de activos por lo que mantiene en torno al 80% de [...]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Get Adobe Flash player