Entendiendo la estructura de la cuenta de resultados.

Entendiendo la estructura de la cuenta de resultados.

Entendiendo la estructura de la cuenta de resultados.

El Margen Bruto

El margen bruto se define como la diferencia entre los ingresos por venta y los costes variables.

Son costes variables los que varían con el volumen de producción y fijos los que permanecen constantes con independencia del volumen de producción. Así, será variable el coste de la madera en la fabricación de una mesa de oficina y fijo el del alquiler de la nave industrial que ocupa la fábrica.

Aceptemos que el precio de venta debe cubrir los costes variables, los costes fijos y aportar un beneficio. Es decir, el precio de venta podemos descomponerlo en 3 componentes, los costes variables, los costes fijos y el resultado (la utilidad generada).

Entonces el margen bruto deberá cubrir los costes fijos más el beneficio. Las marcas blancas han justificado siempre sus precios reducidos en que al ser ingresos marginales (en el sentido de accesorios), no han de aportar margen para la cobertura de los costes fijos. Se han basado en la idea de que tales costes ya se cubrían con los ingresos provenientes de la marca “oficial”.

EBITDA

Si al margen bruto le descontamos los gastos necesarios para la explotación sin considerar las amortizaciones determinamos el “famoso” EBITDA. Al EBITDA ya le hemos dedicado un artículo, por lo que no nos detendremos de nuevo en él.

Resultado Operativo

Descontadas las amortizaciones, obtenemos el denominado resultado operativo. Este es el que debería maximizar toda actividad empresarial. Es el resultado normal u ordinario del negocio. Normal en el sentido de habitual, fruto del proceso productivo empresarial, el que se genera en cada ciclo productivo. Normal por contraposición al no periódico que puede generar el activo fijo (enajenación de inmovilizado). El resultado operativo es el que debería guiar el día a día empresarial, su correcta gestión llevará a la consecución de los objetivos empresariales.

BAIT (o BAII)

Estos ingresos o gastos no periódicos generados por el activo fijo son los denominados atípicos y su imputación lleva a la determinación del Beneficio Antes de Intereses e Impuestos …Aunque quizás sería más adecuada la denominación de Resultado Antes de Intereses e Impuestos.

Así, de momento, tenemos:

Precio de venta – Coste de ventas = Margen Bruto

Margen Bruto – Gastos de explotación = Resultado operativo

Resultado operativo – Gastos atípicos = BAIT

Apuntemos que los gastos de explotación son los necesarios para el mantenimiento del ciclo productivo. Por tanto son los necesarios para la gestión del Activo Circulante o Corriente.

Los atípicos son los que genera el Activo Fijo o No Corriente.

BAT (o BAI)

Únicamente falta incorporar el coste de la Financiación, es decir, del Pasivo. Tras incorporar este coste financiero determinamos el Beneficio Antes de Impuestos. Actualmente encontramos, probablemente con demasiada habitualidad, empresas que siendo generadoras de BAIT positivo incurren en pérdidas por un exceso de endeudamiento. Se trata entonces de empresas “mal financiadas” y que deben corregir su estructura financiera para recuperar su viabilidad.

Resultado Neto.

Por último descontaremos el coste impositivo para poder cuantificar el Resultado Neto. Es el resultado que es disponible por el accionista, el que retribuye su aportación de capital. Para accionista la medida de este retorno es la rentabilidad.

Saludos

Raimon

Última revisión: 28 de febrero de 2011.

Bajar texto del mensaje en formato pdf: Entendiendo la estructura de la cuenta de resultados.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *